Cómo Motivarte a Ti Mism@ y Alcanzar el Éxito

jul 27, 2012   //   Por Pascual Hernández   //   Éxito, Pensamiento Positivo  //  4 Comentarios
Tu Trabajo tiene Valor. Elimina la Dejadez y la Postergación: Son incompatibles con el Éxito.

“Tu Trabajo tiene Valor. Elimina la Dejadez y la Postergación: Son incompatibles con el Éxito.”

¡Hola amig@!

Hace poco, impartiendo un curso sobre trabajo en equipo y motivación en la empresa, alguien me preguntó:

- “¿Y cómo nos motivamos a nosotros mismos?”

Sin duda, ser capaz de motivarte a ti mism@ es una cuestión clave para realizar con calidad tu trabajo habitual y alcanzar tus metas, y por tanto tener éxito.

Cuando  estás motivad@ en tu trabajo estás a gusto, eres diligente, terminas bien las cosas, sonríes, cuidas los detalles, eres ordenada/o, no postergas tus actividades, ¡se te pasa el tiempo volando!… y sin duda todo esto tiene estupendas repercusiones positivas en tu quehacer profesional.

De hecho, la automotivación es una de las habilidades de la llamada Inteligencia Emocional, conjunto de comportamientos clave para triunfar en la vida.

Bien y entonces… ¿Cómo motivarte a ti mism@?

Voy a darte 2 Ideas y 3 Pasos que confío te sean útiles, pero antes déjame que como siempre te cuente una historia, bastante conocida, pero que vale la pena traer a la memoria de vez en cuando.

EL OBISPO DE CANTERBURY

Estaba el Obispo de Canterbury paseándose por las obras de construcción de su Catedral cuando a poca distancia vio a uno de los obreros que se encontraba trabajando, se acercó y le preguntó:

-¿Qué haces, hijo?

El obrero levantó la vista y dirigiéndose al Obispo le dijo:

-Ya ve, picando piedra.

Cerca de ese obrero había otro trabajando también en la misma faena. El Obispo se dirigió hacia nuestro segundo trabajador y le realizó la misma pregunta:

-¿Qué haces, hijo?

A lo que le contestó el segundo albañil:

-¿No lo ve Padre? ¡Estoy construyendo la Catedral!

¡CLARO!

¿Trabajarán con la misma intensidad, calidad de trabajo, perfección, entusiasmo, un obrero que el otro? Indudablemente, no.

El segundo trabajador era consciente de la importancia, de la transcendencia, de su trabajo.

No hay trabajos poco importantes, hay personas que se han acostumbrado a sentir su trabajo carente de significado.

Amig@, te voy a dar 2 Ideas para puedas motivarte a ti mism@ y así alcanzar el éxito profesional:

1ª Idea: La razón principal por la que muchas personas no están automotivadas en su trabajo es porque no se dan cuenta de que su trabajo tiene UN GRAN VALOR.

Todos los trabajos -honrados se entiende, ¡claro!- son importantes, tienen valor. Tu trabajo es importante, es valioso en si mismo, tiene valor ¡actúa en consecuencia!

Sin embargo, ocurre que el ser humano se acostumbra con rapidez tanto a lo más sublime como a las situaciones más rastreras.

Así, por ejemplo, en una profesión como la medicina -que en si misma es obvio que tiene un gran valor- pienso que todos hemos sido testigos de cómo algunos médicos la viven sin darle apenas valor y pasión a su trabajo, y por ello, llegan a tratar de cualquier manera a sus pacientes.

2ª Idea: La razón principal por la que muchas personas no están logrando lo que ellos podrían alcanzar, tiene que ver con esa falta de motivación y puede resumirse en una sola palabra: DEJADEZ.

No es la falta de oportunidades -cada vez hay más-, no es la falta de conocimientos -puedes aprender todo sobre tu trabajo-, no es la falta de libros – las bibliotecas están llenas de libros ¡y son gratis!- es la falta de interés y la dejadez lo que hace que una persona desempeñe un trabajo mediocre.

Todo lo que necesitas para volverte prósper@ y exitos@ está a tu alcance. La principal razón de que muy pocos aprovechen todo esto es simplemente la DEJADEZ.

Como indica Jim Rohn, la dejadez es como una infección: si no la eliminas se expandirá por todo tu sistema de valores y eventualmente te llevará a un completo fracaso de lo que pudo haber sido una vida próspera y feliz.

No hacer las cosas que tu sabes que puedes hacer te causa sentimientos de culpa y esa culpa te conduce a una erosión de tu autoestima. 

Cuando disminuye tu autoestima, también lo hace tu nivel de actividad.

Y cuando disminuye tu nivel de actividad, tus resultados inevitablemente disminuirán.

Por eso, cuando tengas que escoger entre  realizar una tarea con “diligencia e interés” o con “aburrimiento y dejadez”  elige la primera opción, al final es una decisión personal, que se convertirá en un buen hábito -una virtud- y que potencialmente te puede cambiar la vida.

Y como siempre, para terminar, voy a darte 3 Pasos Concretos que te ayudarán a Automotivarte y a realizar tu trabajo exitosamente:

Paso 1. Date cuenta: Tu trabajo tiene valor.

Tu trabajo en sí mismo es importante, aunque lo veas con ojos de… repetitivo, monótono, aburrido… Lo ves así, por que lo miras así ¡porque le estás dando ese significado!

¡Cambia ese significado negativo por uno positivo!

Dale un nuevo significado positivo a tu trabajo, como en la historia que has visto, y tu interés y actitud ante él cambiará radicalmente.

Paso 2. No da igual realizar tu trabajo con esfuerzo y perfección humana, que “hacerlo de cualquier manera.”

Todo trabajo es valioso porque tiene repercusiones en los demás: en mi equipo, en mis compañeros, en los clientes, proveedores, pacientes, alumnos, mayores, etc. ¡Entrégate al 100%! ¡Pon intensidad en tu trabajo! ¡Ponle cariño!

Paso 3. Elimina la dejadez en tu vida. Elimina el mal hábito de postergar las cosas.

La dejadez -”lo hago de cualquier forma”-, y la postergación -”luego lo haré”- son dos comportamientos incompatibles con el éxito. No los permitas en tu vida.

Que decidas tener un día lleno de felicidad y de trabajo bien hecho!

Un abrazo, tu amigo Pascual.

Pascual Hernández

Pascual Hernández

www.exitoyprosperidad.net

El Blog en Español para Mejorar tu Vida

¿Me quieres seguir en Facebook? Haz clic aquí.

Posts relacionados

4 Comentarios

  • Muy bién, me gustó y el de las 5s, es excelente.Muchas gracias mi amigo:Pascual.

  • Muy bueno tu articulo nos deja unas excelente reflexión y que que todo trabajo por insignificante que sea es importante y vale la pena si lo hacemos con amor y pasión y por otra parte si reconocemos que nuestro trabajo es importante y vale la pena, también es justo que reconozcamos el trabajo que realizan las demás personas, asì mismo es las cosas las debemos hacer en el momento preciso y no postergarla para después, Porque quien no asegura que estaremos presente mañana para realizarlo. Gracias Pascual por compartir tus conocimientos que dios te siga iluminando.

  • ¡Excelente artículo, Pascual!
    Pienso que algunas personas eligen quejarse y adoptar la postura de víctima, rápidamente, sin realmente, detenerse a analizar estas posibilidades aún conociéndolas.

    ¡Felicitaciones! 

    • Estimada Rita! Muchas gracias por tus palabras!
      Es cierto que “algunas personas eligen quejarse y adoptar la postura de víctima” y a veces eso nos puede pasar a nosotros mismos “elegimos, actuamos, comportarnos como víctimas”: es más cómodo, no asumimos ninguna responsabilidad, nos pueden llegar a compadecer, no hace falta esforzarse para cambiar… ¡que asumamos el papel de directores de nuestra vida!
      Un abrazo, Pascual

Dejar un comentario

Suscribirse al Newsletter